Prueba: Chevrolet Tracker Premier 2021

Evaluamos la versión más exclusiva de la nueva generación del SUV del segmento B. Importado de Brasil, ofrece nueva plataforma, conducción placentera y mejoras en la mecánica y la seguridad.  

BARRA NOTAS 3

Texto y fotos: Gastón Vanini.

Lanzada en Argentina en julio (ver), la nueva generación del Chevrolet Tracker producido en Brasil no tiene nada que ver con el modelo anterior fabricado en México.  

La evolución del SUV del segmento B comienza por la presencia de la nueva plataforma GEM (Global Emerging Markets) compartida con el Onix. Además, tiene importantes novedades en el equipamiento y la mecánica 

La gama para el mercado argentino está compuesta por las versiones Tracker MT, Tracker AT, LTZ AT y Premier AT, la opción evaluada.

Las novedades de la nueva Tracker son muchas, con un diseño que cambió el estilo general, pero que recurre a la identidad de la marca de General Motores. Incluye un sector frontal con una parrilla doble con gran abertura inferior y una barra cromada que suma elegancia y se fusiona con las ópticas, más delgadas y con eficientes luces LED para altas y bajas, junto con una luz destinada a las curvas.   

En los laterales también hay cambios como las molduras y la línea de cintura curvada y ascendente en la zona trasera, lo que genera una zona vidriada con un estilo interesante. Asimismo, ostenta atractivas llantas de aleación de aluminio con dos colores (predomina el gris oscuro) y 17 pulgadas que se combinan con neumáticos para ruta con medidas 215/55, un perfil algo bajo para nuestros caminos 

Por su parte, la personalización contiene barras de techo grises, plásticos negros que recorren los guardabarros, los zócalos y los paragolpes (también con apliques grises), todo lo necesario para brindar un look todo terreno habitual en este tipo de vehículos.  

Con 4.270 milímetros de longitud, es 12 mm más grande que el modelo precedente. Además, tiene 1.791 de ancho (15 mm más), 1.624 de altura y 2.570 de distancia entre ejes, con 15 mm extra. 

El SUV cuenta con calidad adecuada y un estilo asociado con el del Onix, con un panel de a bordo con diseño agradable y plásticos rígidos acompañados por un aplique plástico de color azul que realza la estética con su diseño y sus costuras simuladas.  

Lograr una correcta posición de manejo (al menos para mí) fue posible gracias a la regulación de altura y profundidad del atractivo volante multifunción, con base plana pero con aro demasiado delgado. A eso se suman las butacas cómodas y con suficiente sujeción lateral, el tablero con velocímetro y cuentavueltas con aguja junto con la pantalla central para la computadora de a bordo (entre otras funciones) y el tapizado similar al cuero y con apliques de tela y de color azul. A eso se suma el climatizador automático de una zona y el amplio techo panorámico eléctrico. 

En la parte trasera del habitáculo, la Tracker sumó espacio en comparación con el modelo anterior junto con un asiento cómodo y buen lugar para las piernas y la cabeza de los ocupantes de las plazas laterales, mientras que el quinto lugar está limitado principalmente por la altura y la forma del asiento. Además, el SUV posee dos puertos USB para cargar dispositivos móviles.  

Otra evolución está en el baúl, que ahora ofrece 393 litros (el anterior posee sólo 306 l) y se puede ampliar con el asiento trasero dividido en tercios y con las dos opciones de altura del piso, lo que suma practicidad. Lamentablemente, la rueda de auxilio tiene llanta de acero de 16” con neumático 115/70, lo que la hace temporal (hasta 80 km/h). 

La versión Premier sobresale en el rubro con todo lo mencionado anteriormente junto con OnStar, conexión wifi para siete dispositivos (con servicio provisto por Claro), control de límite de velocidad, control de velocidad crucero, sistema multimedia MyLink con pantalla táctil de 8 pulgadas, entrada USB, Bluetooth, Android Auto y Apple CarPlay.   

También posee encendido automático de luces y de limpiaparabrisas, acceso sin llave, encendido de motor con botón, cargador inalámbrico de teléfono, espejo interior automático y estacionamiento automático, que se encarga de la dirección del vehículo para realizar la maniobra.  

Más detalles, en la ficha de abajo. 

Otro gran avance de la marca, que ofrece de serie los controles de estabilidad y de tracción y seis airbags (frontales, laterales delanteros y de cortina). A eso se suman los frenos con ABS con distribución electrónica (EBD), la asistencia de arranque en pendiente, los anclajes Isofix en las plazas traseras y las eficientes luces LED diurnas, altas y bajas.  

 También se destaca con alerta de punto ciego, cámara trasera, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, indicador de presión de neumáticos, alerta de colisión frontal, indicador de distancia de vehículo de frente y frenado automático de emergencia, asistencias muy valoradas que mejoran la seguridad.  

El nuevo Tracker todavía no pasó por las instalaciones de Latin NCAP. Sin embargo, las pruebas de choque del Onix (logró la nota máxima) deberían anticipar un buen desempeño.  

La evolución continúa en este rubro con la adopción del motor naftero 1.2 con tres cilindros, 12 válvulas y turbocompresor, que genera 132 caballos de potencia a 5.500 rpm y 190 Nm de torque a 2.000 rpm. Se luce por su capacidad de respuesta desde bajas revoluciones, lo que permite el desplazamiento con soltura del vehículo en la ciudad y también en la ruta, lo que genera confianza para realizar sobrepasos.  

El motor se combina con la caja automática con convertidor de par, seis velocidades y modo “Lock”, que posee botones (mal ubicados en uno de los laterales del selector) que permiten realizar cambios de forma manual y bloquear el paso automático de las marchas (por ejemplo, para que no pase de tercera). Ofrece un funcionamiento suave y agradable y se combina sólo con la opción de tracción delantera (el modelo anterior también tenía la 4×4). 

Combinado con los 1.271 kilogramos de peso, el conjunto mecánico ostenta una interesante aceleración de 0 a 100 km/h, resuelta en 10,6 segundos. Lo mismo sucede con la aceleración de 80 a 120 km/h (en Drive), que demora 7,5 segundos.

Por su parte, los consumos son contenidos en ruta: 5,9 l/100 km cuando circula a 100 km/h (trabaja a 1.900 rpm) y 7,4 l/100 km a 130 km/h. En la ciudad, el gasto es de unos 10,2 litros. El tanque con sólo 44 litros limita una autonomía que podría brillar.     

Con acertada asistencia eléctrica progresiva y un funcionamiento preciso, la dirección es muy liviana y se disfruta en la ciudad, donde el SUV también ofrece un buen radio de giro. Además, se hace más pesada en lo veloz para ganar seguridad.  

Por su parte, la suspensión tiene esquema independiente delantero y semi independiente trasero y se combina con los neumáticos de perfil bajo, que no son los más apropiados para nuestros caminos. El resultado es un logrado confort de marcha cuando pasamos por lomos de burro y cunetas y con el suelo en buen estado, aunque tiene un punto para mejorar: una marcada firmeza cuando transitamos en suelos desparejos 

Cuando salimos a la ruta, el Tracker ofrece un buen comportamiento en línea recta y curvas, en las que demuestra una conducta sin reacciones extrañas, lo que brinda seguridad. De esta forma, el vehículo brinda un agradable equilibrio entre el manejo en ciudad y en ruta.    

Por su parte, los frenos incluyen discos delanteros y tambores traseros (el modelo precedente también tenía discos traseros), una configuración que, junto con la electrónica mencionada en el rubro de la seguridad, permite la detención de 100 km/h a cero en 38,7 metros: buen trabajo.     

La Tracker propone un manejo placentero gracias al trabajo de la dirección, el comportamiento de la suspensión y la correcta insonorización del habitáculo 

El nuevo Chevrolet Tracker Premier cuesta 2.247.900 pesos y es la opción más exclusiva de una gama que arranca en 1.852.900 pesos. Por su parte, la garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros y entre sus rivales se encuentran los Ford EcoSport, Jeep Renegade, Nissan Kicks, Peugeot 2008, Renault Captur y Volkswagen T-Cross. 

BARRA NOTAS 3

Descargar, acá.

Aceleración 0 a 100 km/h: 10,6 segundos

Recuperación 80-120 km/h: 7,5 segundos (en Drive)

Consumo urbano:  10,2 l/100 km

Consumo a 100 km/h: 5,9 l/100 km

Consumo a 130 km/h: 7,4 l/100 km

Frenado 100-0 km/h: 38,7 metros

Diseño completamente renovado con el sello de Chevrolet en el sector frontal. Un SUV atractivo.

La línea de cintura ahora es curvada, lo que cambia el estilo de la zona vidriada.

Lograda imagen trasera que incluye nuevo estilo de ópticas dobles y portón con diseño más «limpio» porque la patente se mudó al paragolpes.  

Logrado conjunto de luces LED, presentes en las ópticas y el paragolpes.

Atractivas llantas de aleación de aluminio con 17 pulgadas junto con los neumáticos para asfalto y perfil bajo, lo que atenta contra el confort de marcha.

Entorno interesante con diseños destacados para el panel de a bordo, el volante y la pantalla central de 8″.

Tablero de instrumentos completo y legible.

La pantalla central ofrece muchos datos. Se comanda desde el brazo derecho de la columna de dirección.

Uno de los valorados sistemas de seguridad de la Tracker.

Al alcance de la mano, la pantalla tiene estilo atractivo y funcionamiento rápido.

El SUV posee Internet a través de Wi-Fi.

El climatizador automático es de una zona. Arriba, teclas para sistemas como el estacionamiento automático.

El selector incluye la función «Lock», para anular los cambios automáticos y hacerlos de forma manual con los botones.

El OnStar de Chevrolet junto al aviso del airbag para el pasajero.

Sin llave. Encendido y apagado de motor con botón. 

El aviso del punto ciego. Otra ayuda interesante.

Gran techo corredizo que inunda de luz el habitáculo. Se abre sólo la pieza delantera.

Butacas cómodas y con buena sujeción. Acertada posición de manejo.

Con más espacio que el modelo anterior, ofrece asiento cómodo y buen lugar para las piernas y la cabeza en las plazas laterales.

Dos entradas USB para las plazas traseras. Bienvenidas.

Con 393 litros, el baúl creció 87 l y ahora seduce a las familias.

La rueda de auxilio es temporal, con llanta de acero de 16” y neumático 115/70. No es lo ideal para Argentina. 

Otra gran evolución del Tracker. Tres cilindros, turbocompresor y buen funcionamiento con bajos consumos.

BARRA NOTAS 3

About Auto en Accion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *