Prueba: Chevrolet Trailblazer

El SUV derivado de la S10 sumó cambios en el diseño y la mecánica, con un nuevo turbocompresor. También posee mayor seguridad, junto con destacadas prestaciones y aptitudes para salir del asfalto.

BARRA NOTAS 3

Texto y fotos: Gastón Vanini.

La nueva Chevrolet Trailblazer 2021 llegó a fines de 2020 (lanzamiento) para sumarse a la renovación de la S10 (lanzamiento), en la que está basada. Como la pick up, posee novedades en el diseño, el equipamiento y la motorización en comparación con el producto precedente arribado en 2016 (lanzamiento).

Producido en Brasil, el modelo es ofrecido con siete plazas y una sola versión, la Premier AT 4×4, con equipamiento “full”.

El cambio en el diseño está presente en el sector frontal, que luce atractivo gracias a la nueva parrilla con barra cromada y el nombre de la marca de color negro brillante (no se luce demasiado), mientras que el moño es más pequeño y se ubica en uno de los laterales de la pieza. El Trailblazer además mantuvo las ópticas conocidas (con LED sólo para las luces diurnas) junto con un nuevo paragolpes con más ángulo de ataque, ideal para la conducción todo terreno.

Las luces LED también están en las ópticas traseras -sin cambios- y las llantas de aleación de aluminio de 18 pulgadas fueron renovadas con nuevo diseño y color oscuro.

Por su parte, las dimensiones incluyen 4,89 metros de longitud, 1,90 de ancho, 1,84 de altura y 2,84 de distancia entre ejes.

La gama 2021 además sumó los colores de carrocería Azul Darkmoon y Gris Dark Shadow, que comparten la oferta con los Blanco Summit, Gris Son of a Gun, Negro Black Meet Kettle y Plata Switchblade.

Mantiene el diseño adoptado en 2016 y una calidad general adecuada. Incluye plásticos rígidos junto con un aplique de cuero -blando- en la zona frontal del panel de a bordo, que además aloja a la rápida pantalla táctil con 8 pulgadas y excelente resolución. Por su parte, el tablero conservó los cuatro instrumentos muy legibles junto con el display central algo pequeño pero con mucha información.

La posición de manejo es correcta, pero podría ser mejor si el volante multifunción tuviera regulación de profundidad (posee sólo de altura). Además, tiene una butaca cómoda con ajustes eléctricos -incluso el lumbar-, apoyabrazos y dirección eléctrica que favorece la conducción diaria.

La configuración de siete plazas (2+3+2) contiene una segunda fila de asientos cómoda con mucho espacio para las piernas y la cabeza y las dos plazas de la última hilera con espacio suficiente también para adultos.

Con cinco plazas, configuración que se logra bajando la tercera fila de asientos, la Trailblazer ofrece un interesante baúl con piso plano y 616 litros de capacidad. Con los siete asientos utilizados, el volumen de la zona de carga se reduce mucho. Como solución, cuenta con barras de techo (las transversales están disponibles como accesorios originales) que permiten colocar el equipaje en el exterior.

La única versión disponible en Argentina recibió la nueva generación del Chevrolet MyLink, el sistema multimedia que ahora incluye conexión inalámbrica de teléfonos a través de Android Auto y Apple CarPlay e internet 4G LTE con Wi-Fi. Se sumó al navegador satelital.

También posee climatizador automático con salida y regulación en las plazas traseras, espejos rebatibles eléctricamente, tapizado con cuero, encendido automático de luces, encendido remoto de motor, espejo interior automático, OnStar y control de velocidad crucero.

Entre los faltantes están el techo corredizo eléctrico, el climatizador automático de dos zonas y el portón trasero con accionamiento eléctrico.

Otros de los accesorios originales son el gancho de remolque, la iluminación LED para el interior, la cámara frontal DVR y los kits de seguridad.

Más equipamiento, en la ficha de abajo.

Cada vez más segura y conveniente (al igual que la S10), la nueva Trailblazer agregó el frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, la asistencia de frenado inteligente y la cámara trasera con imágenes de alta definición y una función que permite ver el enganche.

Ya contaba con controles de estabilidad y de tracción, seis airbags (frontales, laterales y de cortina), frenos con ABS y distribución electrónica (EBD), monitoreo de presión de neumáticos y alertas de colisión, punto ciego, seguimiento de distancia y tránsito cruzado trasero.

Ubicado debajo de la carrocería, el auxilio es temporal (con llanta de acero) y se puede utilizar sólo a velocidades de hasta 80 km/h. Debería tener una rueda como las otras cuatro (presente en la S10).

Continúa utilizando el motor diésel 2.8 con cuatro cilindros, que cuenta con cambios en el software y un nuevo turbocompresor de geometría variable. En el lanzamiento, la marca anunció la presencia de aceleraciones más progresivas y una disminución del “turbo lag” (retraso del turbocompresor). Mantuvo los 200 caballos de potencia y 500 Nm de torque, junto con la caja automática con convertidor de par y seis velocidades. Además, tiene la tracción 4×4 electrónica con conexión de las ruedas delanteras y reductora.

Por otro lado, la Trailblazer posee un esquema de suspensión trasera que combina el eje rígido con los resortes y la barra estabilizadora (la S10 tiene elásticos), mientras que la dirección cuenta con asistencia eléctrica y los frenos incluyen cuatro discos (la pick up tiene tambores traseros).

El conjunto de motor y caja se luce con su buen funcionamiento a través de aceleraciones rápidas que permiten una conducción ágil en todos los escenarios y brinda confianza durante los sobrepasos en ruta. Así lo indican las prestaciones, con una aceleración de 0 a 100 km/h resuelta en sólo 10 segundos (el vehículo pesa 2.171 kilogramos) y de 0 a 400 metros en 16,9 s.

El sonido del motor se hace presente en el habitáculo, mientras que la caja ofrece cambios rápidos y suaves, tiene el práctico modo manual que no hace el cambio de forma automática cuando llega a la zona roja, y una sexta marcha con relación larga que permite reducir las revoluciones en la ruta: a 100 km/h, el propulsor gira a sólo 1.600 rpm y consume unos 8 litros cada 100 kilómetros; a 130 km/h trabaja a unas 2.150 rpm y necesita unos 10,5 litros. Y en la ciudad consume aproximadamente 13 l/100 km, una cifra algo elevada.

Combinadas con el robusto chasis de largueros (como la pick up), las suspensiones brindan un logrado equilibrio dinámico, con un buen desempeño dinámico en la ruta y una conducción agradable en la ciudad, donde además se luce con su gran despeje y solidez para encarar la abundancia de lomos, cunetas y reductores de velocidad de nuestras calles.

Cuando salimos del asfalto, la Trailblazer luce sus destacadas aptitudes gracias a la mencionada configuración de suspensión y tracción. Robusta y con mucha fuerza disponible, es ideal para el manejo todo terreno. Sin embargo, no posee bloqueo del diferencial trasero y los neumáticos están orientados al asfalto.

La dirección es liviana y agradable para el manejo en la ciudad y se endurece en lo veloz, mientras que los frenos lo detuvieron de 100 km/h a cero en 42,5 metros (similar a la de S10). Además, las luces principales funcionan bien, pero ya deberían tener xenón o LED.

Por su parte, la capacidad de remolque es de 750 kilogramos sin frenos y de 3.000 kg con frenos.

Afectada por el impuesto interno, la Chevrolet Premier 2.8 4×4 Premier AT cuesta 6.215.900 pesos, un valor inferior al de su única rival, la Toyota SW4 4X4 SRX ($ 6.757.000). Por su parte, la garantía es adecuada, con 3 años o 100.000 kilómetros de cobertura.

BARRA NOTAS 3

Descargar, acá.

Aceleración 0 a 100 km/h: 10 segundos

Aceleración 0 a 400 metros: 16,9 segundos

Frenada 100 km/h-0: 42,5 metros

Consumo urbano: 13 l/100 km

Consumo a 100 km/h: 8 l/100 km

Consumo a 130 km/h: 10,5 l/100 km

Diseño frontal renovado para el SUV regional, que comparte muchas características con la S10. 

La nueva parrilla incluye el nombre de la marca. El moño es más pequeño.

En los laterales, la novedad son las llantas de aleación de 18 pulgadas.

Sin cambios, la parte trasera continúa siendo atractiva.

Las luces principales siguen siendo halógenas. LED para la diurna.

Premier, el nombre de la única versión, con equipamiento «full».

Puesto de conducción con estilo agradable y diferentes materiales. La calidad general está bien.

Tablero completo y claro. La pantalla central podría tener mayor tamaño y colores.

El valorado OnStar de GM, junto al espejo interior automático.

Pantalla central rápida y con buena resolución. El climatizador automático tiene teclas grandes.

El sistema multimedia ahora incluye internet a través de Wi-Fi.

Cámara trasera con imágenes de alta definición y guías para estacionar y remolque. 

Y navegador satelital.

Una de las teclas de la consola central es para el sistema de alerta de cambio de carril involuntario.

Buen funcionamiento para la caja automática, con opción manual.

El selector de tracción electrónico permite elegir los modos 4×2, 4×4 alta y 4×4 baja (reductora).

Manija metálica, aplique con cuero, cuatro levantavidrios con un toque y espejos rebatibles eléctricamente.

Butaca cómoda con regulaciones eléctricas.

Amplias, las plazas traseras tienen respaldo reclinable.

La regulación trasera del aire acondicionado está en el techo, como las salidas del aire.

Así se accede a la tercera fila de asientos.

Con espacio ideal para niños, aunque adultos también pueden viajar en trayectos cortos.

Amplio espacio (616 litros) con la configuración de cinco plazas.

Con los siete asientos, disminuye mucho.

Auxilio temporal con llanta de acero. Se puede circular a velocidades de hasta 80 km/h. 

El renovado motor turbodiésel con 2,8 litros se destaca por su entrega de potencia y torque. Empuja mucho.

Nueva evolución para la Chevrolet Trailblazer, cada vez más conveniente.

BARRA NOTAS 3

About Auto en Accion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *