La pick up china se destaca por su calidad y su equipamiento de confort y seguridad. Cómo funciona su motor turbodiésel con 163 CV.


Texto y fotos de Gastón Vanini.

A fines de 2022, Great Wall Motors y el Grupo Car One lanzaban en Argentina la Poer (ver), la pick up más sofisticada proveniente de China y del segmento mediano, donde la marca también ofrece la Wingle 7 (menos lujosa y más accesible).

Disponible sólo con la versión 4WD Super Luxury, el modelo se destaca entre su competencia por su sofisticación y su equipamiento de confort y seguridad. A continuación, la conocemos en detalle.

Exterior

La Poer tiene una carrocería doble cabina con un diseño atractivo que incluye líneas suaves y una zona frontal con una imponente parrilla acompañada por las delgadas ópticas con luces LED (diurnas, altas y bajas) que se destacan por su buen funcionamiento.

En los laterales, la agradable silueta se combina con las grandes superficies para las puertas y la caja de carga, las atrayentes llantas de aleación con dos colores y 18 pulgadas junto con neumáticos 265/60, una medida lógica. También hay estribos laterales bien integrados y cromados en los espejos, las manijas de las puertas y la atractiva barra tubular para la zona de carga.

El diseño agradable se extiende a la parte trasera, donde incluye un portón con diseño sencillo; incluye una escalera central que permite acceder a la caja, una solución bienvenida y poco vista entre las camionetas. Se combina con las vistosas ópticas verticales con luces LED y el paragolpes bien integrado a las líneas de la caja y con el color de la carrocería, que en la unidad de pruebas es el llamativo Swarovski Blue (azul); los otros tonos disponibles son los White (blanco), Black (negro) y Pittsburgh Silver (gris).

La Poer también se destaca por sus generosas dimensiones para el segmento, con 5.410 milímetros de largo, 1.934 de ancho, 1.886 de altura y 3.230 de distancia entre los ejes. A eso se suma el despeje del suelo de 227 mm, el ángulo de ataque de 27° y el ángulo de salida de 25°.

Interior

El interesante interior del producto asiático combina un diseño ameno con una muy buena calidad general que no es común en las pick ups medianas. Incluye materiales blandos en el panel de a bordo (también con apliques interesantes como los que son similares al aluminio), la consola central (también entre los asientos) y las puertas, que además tienen un logrado tapizado con cuero y forma de rombos. A eso se suma la destacada calidad del tapizado de cuero ecológico y de los diferentes comandos, incluyendo las generosas teclas del climatizador automático de dos zonas.

Otro de los diseños sobresalientes es para el selector de caja electrónico, muy cómodo y acompañado -en la consola- por el freno de estacionamiento electrónico y el selector de modos de manejo (Estándar, Eco y Sport).

Las cómodas butacas delanteras tienen regulaciones eléctricas, pero no incluye memorias; colabora para la lograda posición de manejo también alcanzada gracias a la regulación de altura y profundidad del volante, con comandos, buen tacto y levas (algo alejadas de los dedos). Además, hay un generoso apoyabrazos; debajo ofrece un gran espacio para guardar objetos, incluyendo una bandera deslizante.

El tablero digital brinda diferentes opciones de visualización, mucha información e imágenes con buena calidad al igual que las de la pantalla táctil de 9 pulgadas, con un funcionamiento rápido e información del sistema multimedia y otras funciones.

La Poer ostenta generosas plazas traseras con un llamativo espacio para el segmento; es la más grande. Hay lugar de sobra para las piernas, buen lugar para la cabeza -gracias al diseño del techo- y un asiento cómodo excepto en la plaza central, algo dura por la presencia del apoyabrazos; sin embargo, ofrece un buen espacio para las piernas y los pies, porque el túnel central es pequeño. Asimismo, tiene salidas de aire del climatizador y las prácticas conexiones USB y 220V. Adecuada, la insonorización permite hablar o escuchar música sin interrupciones.

La caja de carga tiene 1.520 mm de largo, 1.520 de ancho y 538 de altura, además de ofrecer un cobertor pintado que muestra buena calidad y una llamativa escalera (no la vimos en otra pick up mediana) para favorecer el acceso; sale del portón, que posee apertura amortiguada. Con 975 kilogramos, la capacidad de carga está muy bien para una versión “full”, lo que le permite sobresalir entre la competencia. Por su parte, la capacidad de remolque se ubica en los 3.500 kg. Debajo de la caja de carga está la acertada rueda de auxilio, con igual llanta y neumático.

Equipamiento

Además de los mencionado anteriormente, la Poer ofrece calefacción en asientos delanteros, volante y parabrisas, sistema multimedia con Android Auto y Apple CarPlay, climatizador automático (con sólo una zona), acceso sin llave, botón de encendido y apagado, cargador inalámbrico de teléfono, levantavidrios eléctricos (con un toque para el conductor), techo solar eléctrico y espejo interior automático. Más equipamiento, en la ficha de abajo.

Seguridad

La Poer también se destaca en su segmento por su nivel de seguridad, con un gran equipamiento que incluye controles de estabilidad y tracción, seis airbags (frontales, laterales y de cortina), monitoreo de presión de neumáticos, control de crucero adaptativo, alerta de cambio de carril, asistencia de mantenimiento de carril, asistencia de centrado de carril, alerta de colisión frontal, frenado automático de emergencia con detección de peatones, rueda de auxilio con llanta de aleación, reconocimiento de señales de tránsito, sensores de estacionamiento delantero y trasero y una vista 360° que permite ver todo alrededor de la camioneta y se activa automáticamente ante la presencia de obstáculos (hasta los lomos de la calle); práctico para maniobras a baja velocidad, pero a veces demasiado invasivo.

Otro punto a favor: la estructura de la camioneta fue probada por ANCAP en Australia; logró las cinco estrellas (la calificación máxima).

Mecánica y comportamiento

La pick up utiliza un motor turbodiésel 2.0 con cuatro cilindros, inyección directa common rail y turbocompresor de geometría variable, que genera 163 caballos de potencia y 400 Nm de torque entre 1.500 y 2.500 rpm.

El motor está unido a la caja automática ZF con ocho velocidades y función manual con levas en el volante. La tracción es 4×4 permanente y tiene la ventaja de ofrecer el reparto automático de torque según las necesidades, pero no tiene función 4×4 alta (como la mayoría de las pick ups). Además, incluye reductora, bloqueo de diferencial trasero y selector electrónico.

El 2.0 posee un buen funcionamiento y un sonido agradable y, junto a la caja, brindan un manejo interesante con reacciones ágiles. Las prestaciones no son las más destacadas del segmento, como lo anticipan los números de potencia y torque: acelera de 0 a 100 km/h realizada en unos 13,6 segundos. Sin embargo, brinda sensaciones gratas y resuelve bien situaciones como sobrepasos en ruta. Para eso colabora la impecable ZF con la distribución del torque entre sus cambios, que pasan muy rápidamente (también con las levas) y a veces son imperceptibles; elige siempre la mejor marcha para bajar las revoluciones, excepto que el modo de manejo sea el Sport, que busca el manejo más deportivo.

El consumo de combustible en ciudad es de unos 11,5 litros cada 100 kilómetros y en ruta a 100 km/h (104 km/h en el tablero), velocidad a las que el motor gira a unas 1.800 rpm, necesita aproximadamente 8,7 l/100 km, un número que no la favorece.

Con asistencia eléctrica, la dirección ofrece un buen tacto durante la conducción a bajas velocidades y en la ruta. Tiene un plus: los modos ligero, deportivo o cómodo; varían notablemente el funcionamiento según las preferencias del conductor.

Con una suspensión trasera con esquema de pick up tradicional que incluye el eje rígido y los elásticos, la Poer brinda en la ciudad un andar bastante confortable para un vehículo que carga casi 1.000 kg; resuelve bien su paso por empedrados, lomos y cunetas, donde además se luce con su despeje. Lo peor es su andar algo saltarín en las superficies desparejas, algo típico de las camionetas medianas.

Cuando salimos a la ruta, el conjunto de dirección y suspensión ofrece un buen comportamiento que brinda seguridad en rectas y curvas; dobla bien apoyada, con reacciones previsibles e inclinaciones lógicas para una “chata” de este tipo. En los caminos desparejos -como los de tierra- se luce con la robustez característica del segmento, lo que completa el buen equilibrio que permite diferentes opciones de utilización. Además, sistemas como la reductora y el bloqueo de diferencial trasero elevan las aptitudes para terrenos más complicados como el barro, aunque los neumáticos no son los adecuados. Los frenos, por su parte, tienen un pedal con buen tacto, cuatro discos y un funcionamiento lógico para una camioneta, incluyendo el buen trabajo del ABS.

Precio, garantía y rivales 

La Great Wall Poer 4WD Super Luxury mantuvo el precio sugerido de 62.900 dólares (anunciado durante el lanzamiento a fines de 2022), mientras que la garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros. Sus rivales en Argentina son las Chevrolet S10, Ford Ranger, Mitsubishi L200, Nissan Frontier, Renault Alaskan, Toyota Hilux y Volkswagen Amarok, entre otros modelos.

Ficha técnica y equipamiento, acá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *