Prueba: Honda CR-V LX AT 2WD

El SUV mexicano está presente en Argentina con una sola versión. Buen confort, equipamiento con faltantes y el probado motor naftero con 175 caballos combinado con la caja CVT y la tracción simple.

BARRA NOTAS 3

Texto y fotos: Gastón Vanini (@GastonVanini).

PRESENTACION

A principios de año, la generación actual de la Honda CR-V, la referencia entre los SUVs del segmento C, recibió la primera actualización estética y mecánica en el mercado argentino, donde el cuarto capítulo del modelo es comercializado desde el año 2012.

Los cambios de la gama 2016, que fue mostrada por primera vez el año pasado durante el Salón de Buenos Aires, son parciales y están presentes en la estética, la mecánica y el equipamiento. Por ese motivo, el modelo conservó sus mayores virtudes, así como sus principales defectos.

La única opción de la gama 2016 del producto mexicano es la versión LX, la cual es ofrecida con caja automática y tracción simple. Anteriormente, la CR-V estaba disponible también con las opciones EX 4WD y EXL 4WD, con más equipamiento y tracción integral.

DISEÑO

Conservando su silueta conocida y la mayoría de los trazos originales, la CR-V le dio la bienvenida a un sutil pero acertado rediseño frontal, sector en el que ha recibido ópticas con flamante estilo interior que incluye proyector para las luces halógenas –con buen funcionamiento- y luces diurnas con tecnología LED con forma de “C”. Dichas piezas se combinan con una nueva parrilla cromada que le brinda una imagen más moderna y atractiva respecto del modelo anterior.

También son nuevas las llantas de aleación –de 17 pulgadas-, cuyo diseño le imprime un estilo dinámico, mientras que en la zona posterior la novedad pasa por sutiles diferencias en el portón. En dicho sector mantiene las características -y generosas- ópticas verticales, un sello del modelo.

La presentación se completa con los paragolpes con detalles de colores símil metal y negro, este último también presente en los plásticos de los guardabarros y en los zócalos laterales. También posee diferentes apliques cromados en la zona de los antiniebla delanteros, en las ventanas laterales y en el portón trasero.

A pesar de los años, la cuarta generación de la Honda CR-V se mantiene vigente y atractiva.

INTERIOR

El SUV mantuvo el diseño y la reconocida buena calidad general, aunque con plásticos rígidos en toda la plancha de a bordo, que ha incorporado una pantalla para la consola central. Se encarga de informar sobre el audio y emitir las imágenes de la cámara de estacionamiento trasera. Más arriba se encuentra la pantalla multifunción con información múltiple (I-MID), que brinda datos sobre autonomía, consumo, velocidad promedio y tiempo de viaje.

Por su parte, el tablero es bien legible gracias a los cuatro instrumentos de aguja, los cuales están acompañados por un display central que incluye datos acerca de consumo instantáneo, odómetro y temperatura exterior.

La posición de manejo ideal se consigue con facilidad gracias a la doble regulación de volante y en altura de la butaca, que es cómoda, posee una suave tela que la reviste y está acompañada por un apoyabrazos central con espacio para guardar objetos y con diferentes conexiones para aparatos electrónicos.

Por otro lado, en la plancha y a la izquierda del tablero se encuentra el botón Econ, que indica cuando el conductor realiza una conducción eficiente. Lo informa a través de las líneas que separan al velocímetro del resto de los instrumentos. Cuando el color de las mismas es verde, el manejo es eficiente.

Otra de las grandes virtudes de la CR-V es el espacio interior, algo que se disfruta en las plazas posteriores, donde hay lugar de sobra para las piernas y ofrece un asiento cómodo que incluye un respaldo que se puede reclinar.

En el interior también se luce el sistema que, mediante un solo paso tirando de una correa, permite rebatir el asiento trasero –por tercios- tanto desde el habitáculo como desde el baúl, lo que permite incrementar los 590 litros hasta llegar a los 1.000 cuando se utilizan sólo las plazas delanteras. Un ejemplo de versatilidad.

EQUIPAMIENTO

La versión LX, la misma que era la más accesible de la gama anterior, recibió mejoras. Incluye pantalla táctil de 7 pulgadas con navegador, cámara trasera, control de velocidad crucero, apagado automático de luces, computadora de a bordo, volante multifunción, radio con Bluetooth y USB, etc.

Sin embargo, carece de climatizador automático, techo eléctrico, tapizado de cuero y espejo interior automático, entre otros faltantes.

Más detalles, en la lista de abajo.

SEGURIDAD

Las mejoras en el rubro son evidentes, ya que sumó los airbags laterales delanteros y los de cortina (para todas las plazas), completando así un conjunto de seis bolsas. También posee anclajes Isofix y frenos con ABS, distribución electrónica (EBD) y cuatro discos.

Pero es imperdonable la ausencia de los controles electrónicos de estabilidad y tracción, que deberían estar presentes en un producto de su segmento y precio. Tampoco posee luces antiniebla delanteras y traseras, otra baja que se nota.

MOTOR Y CAJA

El motor continúa siendo el naftero 2.4 con cuatro cilindros, 16 válvulas, doble árbol de levas y distribución variable, el cual entrega 175 caballos a 6200 rpm, diez más que antes, así como 23 kgm de torque cuando gira a 4000 revoluciones.

Ofrece un funcionamiento suave y entrega buena respuesta en todo momento, con su mayor carácter en la zona media del cuentavueltas. Le permite a la CR-V ser ágil, tal como lo demuestran las prestaciones, con un 0 a 100 km/h resuelto en 10,2 segundos y una recuperación de 80 a 120 km/h en poco más de 6 segundos.

El propulsor se combina con la caja automática CVT, la cual posee un sistema que varía continuamente la relación, sin el clásico paso de cambios. Llama la atención ver cómo en ciertas ocasiones la aguja del cuentavueltas está inmóvil mientras que el vehículo gana velocidad. Esto se traduce en un funcionamiento muy suave, de aceleración continua.

Lamentablemente, la CR-V ya no posee opciones con tracción integral en Argentina. La única alternativa es la tracción delantera, lo que limita las posibilidades de los que quieren meterse en la arena o encarar un camino con barro.

Por el lado de los consumos, el conjunto antes mencionado necesita unos 7,1 litros para circular en ruta a una velocidad de 100 km/h, valor que se eleva hasta aproximadamente los 10 litros a 130 km/h. En la ciudad muestra un gasto elevado, de 12,3 l/100 km.

COMPORTAMIENTO DINÁMICO

Aquí se luce gracias a la puesta a punto de las suspensiones, con sistema independiente tipo McPherson delantero e independiente con doble brazo en las ruedas posteriores. El modelo ofrece un ejemplar confort de marcha en ciudad, con una respuesta suave que se combina con el buen despeje respecto del suelo, lo que evita roces en lomos y cunetas. En ese ámbito también se agradece la presencia de la dirección eléctrica, suave y precisa.

En lo veloz, la CR-V cuenta con un correcto comportamiento dinámico tanto en línea recta como a la hora de encarar curvas, donde evidencia inclinaciones de la carrocería pero con respuestas seguras. Sin embargo, le vendría bien el control de estabilidad, que como ya mencionamos, debería estar presente en un modelo de este segmento.

El producto de Honda también ofrece un buen desempeño en caminos desparejos y de tierra, donde saca a relucir la acertada insonorización del habitáculo.

Por el lado de los frenos, los cuatro discos y la electrónica antes mencionada detuvieron los 1520 kilogramos de la CR-V en unos 43 metros de 100 km/h a cero, y en 87 m de 140 a cero, cifras adecuadas pero que no sorprenden.

PRECIO Y GARANTÍA

Honda comercializa la CR-V con un precio de 662 mil pesos, un valor elevado pero que es uno de los más bajos del segmento. Tiene a su favor una buena fama ganada a través de sus distintas generaciones. Por su parte, la garantía es de 3 años ó 100 mil kilómetros.

Entres sus rivales se encuentran las Chevrolet Captiva 4×2 MT (desde 458 mil), Ford Kuga 4×4 AT (794 mil), Hyundai Tucson 4×2 AT(679.300), Kia Sportage (700.900), Toyota RAV4 4×2 AT (766.000) y Volkswagen Tiguan 4×4 AT (U$S 50.500).

FICHA TÉCNICA

Motor: naftero, transversal, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, doble distribución variable i-VTEC.

Cilindrada: 2354 cc.

Alimentación: inyección electrónica multipunto

Potencia: 175 CV a 6200 rpm

Torque: 23 kgm a 4000 rpm

Caja: automática de variador continuo CVT

Tracción: 4×2 delantera

Suspensión delantera: independiente tipo McPherson 

Suspensión trasera: independiente con doble brazo 

Frenos: discos ventilados delanteros, discos traseros. ABS con EBD

Dirección: a cremallera con asistencia eléctrica variable

Neumáticos: 225/65 x 17″

Estructura: autoportante

Largo/ancho/alto/entre ejes: 4580/1820/1655/2620

Tanque de combustible: 58 litros

Peso en orden de marcha: 1521 kilos

PRESTACIONES

Aceleración 0 a 100 km/h: 10,2 segundos

Aceleración 0 a 1000 metros: 30,8 segundos

Velocidad máxima: 190 km/h

Recuperación 80-120 km/h: 6,4 segundos

Frenada 100 km/h-0: 43 metros

Frenada 130 km/h-0: 87 metros

Consumo urbano: 12,3 l/100 km

Consumo a 100 km/h: 7,1 l/100 km

Consumo a 130 km/h: 10 l/100 km

EQUIPAMIENTO

Frenos con ABS, EBD y discos delanteros y traseros, airbags frontales, laterales y de cortina (6), cinturones de seguridad inerciales (5), aire acondicionado con salidas de aire en plazas traseras, levantavidrios eléctricos (con sistema de un toque para el conductor), volante multifunción regulable en altura y profundidad, control de velocidad crucero, apoyabrazos delantero deslizable, apoyabrazos trasero con portavasos, apoyacabezas (5), apertura a distancia  de tapa de tanque de combustible, toma de 12 voltios, manijas de puertas y espejos (con luz intermitente) del color de la carrocería, parrilla delantera y portón trasero con detalles cromados, apagado automático de luces, sensor de estacionamiento trasero, asiento de conductor con regulación de altura, asientos traseros reclinables y plegables 60/40 (con sistema automático), pantalla multifunción con información múltiple (I-MID), cámara de estacionamiento trasera con tres ángulos visuales (I-MID), tablero de instrumentos con sistema de auto-iluminación progresiva, central multimedia con pantalla LCD táctil de 7 pulgadas, Bluetooth, navegador, comando por voz, CD, MP3/WMA, AUX, USB, interfaz HDMI y comandos en volante, bloqueo de seguridad para niños en puertas traseras, luces de marcha diurnas de LED, anclajes Isofix, modo ECON (asistencia de economía de combustible), sistema ECO Assist (asistente de conducción eficiente), llave tipo navaja con comando a distancia, inmovilizador de motor y alarma perimetral y volumétrica.

LO BUENO

Rediseño acertado

Motor/prestaciones

Suspensiones en ciudad y ruta

Calidad general

Espacio interior/baúl

LO MALO

Consumo en ciudad

Faltantes de confort (climatizador, techo eléctrico, tapizados de cuero, etc)

Faltantes de seguridad (ESP y luces antiniebla)

Sin opción 4×4

BARRA NOTAS 3

BARRA NOTAS 3

About Auto en Accion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *