Prueba: Nissan Sentra Exclusive

La nueva generación del sedán del segmento C se luce con una gran evolución en el diseño y la seguridad. A prueba la versión más equipada de la gama proveniente de México.BARRA NOTAS 3

Texto y fotos: Gastón Vanini.

Desde octubre de 2020 (lanzamiento), el Nissan Sentra está presente en Argentina con su octava generación, que sobresale por su notable evolución en el diseño y la seguridad, entre otras novedades que lo convierten en una opción muy interesante en el segmento C de los sedanes.

Producido en México (como las generaciones precedentes), posee nueva plataforma y una gama compuesta por cuatro versiones: Advance manual, Advance CVT, SR CVT y Exclusive CVT, la que probamos.

El diseño exterior es uno de los puntos fuertes del nuevo Sentra, que luce una imagen moderna que combina la elegancia con el estilo deportivo. Con un estilo compartido con el nuevo Versa probado en marzo (ver), incluye molduras bien acentuadas y un sector frontal bajo y con parrilla con forma de V (un sello de la marca) y ópticas delgadas con eficientes luces LED.

Las novedades continúan en los laterales, donde la suave caída del techo -de color negro como los espejos y los parantes- permite una acertada integración del tercer volumen (destinado al baúl). Con diseño agradable, dos colores y 17 pulgadas, las llantas de aleación están acompañadas por los neumáticos con medida 205/50.

En la zona trasera se destacan las ópticas dobles y oscuras y el paragolpes con un aplique inferior con estilo de difusor de aire.

Entre las dimensiones, el Sentra tiene 4,64 metros de largo (igual que el modelo precedente), 1,81 de ancho (1,76), 1,46 de altura (1,50) y 2,71 de distancia entre los ejes (2,70).

La evolución de este Nissan mexicano también está en el habitáculo, que asocia la buena calidad general, que incluye materiales blandos (como la zona superior del panel de a bordo), con un diseño atractivo que contiene salidas de aire con estilo de turbina.

Clásico y muy legible, el tablero de instrumentos tiene cuatro instrumentos con aguja y una completa pantalla central con 7 pulgadas y colores. Se combina con la pantalla central con 8 pulgadas, rapidez y buena resolución. Y más abajo está el climatizador automático con dos zonas y comandos prácticos.

Por su parte, la posición de manejo ideal se consigue fácilmente gracias a la cómoda butaca con regulaciones eléctricas (incluida la lumbar) y la regulación de altura y profundidad del volante, que es multifunción y tiene cuero, levas, base plana y un tacto excelente. Además, cuenta con freno de estacionamiento de pie, un sistema poco visto en la actualidad.

Con un acceso algo condicionado por la caída del techo, las plazas traseras son cómodas gracias al diseño del asiento y el amplio espacio para las piernas, mientras que las cabezas tienen lugar suficiente (al menos para personas de hasta 1,80 metros) y la plaza central está limitada por la forma y la mayor dureza del asiento. En esa zona también cuenta con un puerto USB, pero carece de salidas de aire.

Por otro lado, el Sentra tiene una buena insonorización, una visibilidad hacia atrás limitada (compensan las cámaras) y un baúl con 466 litros, un volumen que no es el mejor ni el peor del segmento. Bajo el piso está ubicada la rueda de auxilio temporal, muy fina y desacertada para nuestras calles y rutas.

La Exclusive es la versión más equipada de la gama y, junto con lo mencionado anteriormente, incluye llave inteligente, botón de encendido y apagado de motor, sistema multimedia con Android Auto, Apple CarPlay, navegador satelital y reconocimiento de voz, modos de conducción Eco y Sport, techo solar panorámico, asientos delanteros y volante con calefacción, espejos calefaccionados, tapizado de cuero sintético, sistema de audio Bose con ocho altavoces, espejos rebatibles eléctricamente y encendido remoto de motor.

Más detalles, en la ficha de abajo.

El sedán también se destaca en este rubro gracias a la presencia de frenos con ABS, distribución electrónica (EBD) y asistencia de frenado (BA), seis airbags (frontales, laterales y de cortina), controles de estabilidad y de tracción, asistencia de arranque en pendiente, sensores de estacionamiento delantero y trasero, detección de presión de neumáticos y el sistema de visión periférica 360° con detección de objetos en movimiento: posee cuatro cámaras (delantera, laterales y trasera) que permiten ver alrededor de todo el vehículo; ideal para maniobrar en espacios reducidos.

Otra gran novedad son las asistencias a la conducción, un grupo que incluye la presencia de frenado de emergencia con detección de peatones, luces altas automáticas, intervención inteligente de carril y alertas de colisión frontal, cambio de carril, punto ciego, tránsito cruzado y conductor. Por su parte, el control de velocidad crucero adaptativo es sólo para la versión Exclusive.

Más allá del gran equipamiento, la lograda seguridad del Sentra fue comprobada por el IIHS en Estados Unidos, donde también se comercializan las unidades mexicanas y obtuvo buenas calificaciones en seis evaluaciones de resistencia a los choques.

Con diversos cambios, la ficha técnica incluye el motor naftero 2.0 atmosférico con cuatro cilindros, accionamiento variable de las 16 válvulas, inyección directa de combustible y cadena de distribución, que genera 147 caballos de potencia a 6.000 rpm y 197 Nm de torque a 4.000 rpm.

El propulsor se combina con la caja automática CVT, con sistema continuamente variable y modo manual con ocho velocidades simuladas a través de las levas del volante, mientras que la tracción es delantera. La gama también tiene una caja manual con seis cambios (sólo para la versión Advance).

Por su parte, la dirección tiene asistencia eléctrica, la suspensión es independiente en las cuatro ruedas (McPherson delantera y multibrazo trasera) y los frenos cuentan con discos delanteros y traseros.

Silencioso y progresivo, el motor ofrece un buen funcionamiento que, junto con la caja continuamente variable, conforma un interesante conjunto que sobresale por la suavidad y las reacciones ágiles desde bajas revoluciones. Brinda confort en la conducción diaria y una repuesta suficiente durante las exigencias. Sin embargo, algo más de torque sería bienvenido para ganar contundencia.

La caja CVT además realiza cambios (llega al corte y luego reduce las revoluciones) y se combina con los modos de conducción Eco y Sport, para priorizar la economía de combustible y las prestaciones respectivamente.

Durante la exigencia, acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y de 80 a 120 km/h en 6,7 s, números lógicos para la relación entre la potencia y el peso (1.389 kilogramos) y que le permiten lograr un ritmo ágil en todos los ámbitos.

Los consumos de combustible se destacan: en ciudad necesita 10 litros para cubrir 100 kilómetros, cifra que se reduce hasta los 5,9 l a una velocidad de 100 km/h, cuando el velocímetro indica 107 km/h y el motor gira a sólo 1.700 rpm. Con ese gasto, puede recorrer casi 800 km con el tanque de 47 litros, algo pequeño.

La suspensión independiente, por su parte, es la responsable del logrado equilibrio dinámico entre la ciudad y la ruta, escenarios en los que brinda un buen confort de marcha (la suavidad sólo puede estar algo condicionada por el perfil bajo de los neumáticos) y un destacado comportamiento en lo veloz y en las curvas. Además, tiene el despeje suficiente para evitar roces.

También se disfruta la suavidad y precisión de la dirección, mientras que los frenos tuvieron una actuación adecuada y lo detuvieron de 100 km/h a cero en menos de 42 metros, una cifra que podría ser mejor.

El Nissan Sentra Exclusive CVT cuesta 3.522.100 pesos, un precio sugerido que es condicionado por la primera escala del impuesto interno. Es la versión más cara de la gama, que comienza con la Advance (2.553.200). La garantía, por su parte, cubre 3 años o 100.000 kilómetros. En el segmento hay modelos más baratos y otros más caros: Chevrolet Cruze (2.819.000), Honda Civic (3.625.400), Kia Cerato (3.590.000), Toyota Corolla (3.160.000) y Volkswagen Vento (4.698.650).

Descargar, acá.

Aceleración 0 a 100 km/h: 9,7 segundos

Recuperación 80-120 km/h: 6,7 segundos

Velocidad máxima: S/D

Consumo urbano: 10 l/100 km

Consumo a 100 km/h: 5,9 l/100 km

Consumo a 130 km/h: 7,4 l/100 km

Frenada 100 km/h-0: 41,9 metros

El atractivo diseño exterior es uno de los puntos fuertes del nuevo Sentra.

El sector frontal cuenta con el ADN actual de Nissan, con la parrilla con forma de V como protagonista principal. 

También se luce el sector trasero. Todo el diseño está muy bien logrado. 

Agradable diseño para las ópticas, con luces LED diurnas, altas y bajas. Eficientes. 

El logotipo de marca esconde la tecnología para las asistencias a la conducción. 

Las luces LED también están presentes en las ópticas traseras.

Espejo -también negro- con luz intermitente integrada y una de las cuatro cámaras del sistema de visión periférica.

Suave caída del techo junto al aplique negro del parante (en la unidad de pruebas disimulado por el techo y los parantes del mismo color), otro sello de la marca japonesa. 

Lindas llantas de aleación de 17 pulgadas. Cuidado con el perfil bajo de los neumáticos.

El diseño atractivo se combina con una muy buena calidad que incluye materiales blandos. Viajar en el Sentra brinda placer. 

Faltante. Sistema de un toque e iluminación sólo para la ventanilla del conductor.

El sistema de sonido ofrece una buena calidad. 

A la izquierda del volante. Comandos para la asistencia de carril y el modo Eco, entre otras funciones. 

Tablero clásico y muy legible. Incluye una pantalla central con 7 pulgadas, colores y mucha información.

Excelente volante por diseño, tacto y regulación (altura y profundidad). 

Primer plano para los comandos del control de velocidad crucero adaptativo, una tecnología que valoramos -y utilizamos- mucho.

La pantalla de 8 pulgadas sobresale por sus respuestas rápidas y su resolución. Nos gustan los comandos físicos. 

El sistema incluye navegador satelital.La visión periférica es una aliada para maniobrar en espacios reducidos. 

Vistosas salidas de aire con diseño de turbina y climatizador automático con dos zonas y comandos prácticos.

Conectado. Puertos USB y toma de 12 voltios. No posee carga inalámbrica de teléfono.

El encendido y apagado del motor es con botón. Las puertas tampoco necesitan la llave (sólo su presencia). 

El selector de caja contiene una tecla para el modo de conducción Sport. Además, función L para mayor fuerza.

Butaca cómoda, con buena sujeción lateral y regulaciones eléctricas, incluida la lumbar.

Plazas traseras (laterales) con asiento cómodo y lugar de sobra para las piernas.

466 litros. El baúl no es el más grande ni el más pequeño del segmento.

La delgada rueda de auxilio temporal limita las posibilidades de circulación. No nos gusta.

Gran renovación para el Nissan Sentra, un modelo con muchas virtudes.

Ahora es una opción muy interesante para el segmento C de los sedanes.  BARRA NOTAS 3

About Auto en Accion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *