Prueba: Peugeot 208 Allure manual

La segunda versión más equipada de la gama del hatchback nacional combina un equipamiento interesante con el conocido motor 1.6 con 115 caballos unido con la caja con cinco marchas.BARRA NOTAS 3

Texto y fotos: Gastón Vanini.

El nuevo Peugeot 208 fue lanzado el año pasado (ver) y ya es uno de los modelos más elegidos en el mercado argentino (está en el «top ten» de ventas). Entre sus versiones, cuenta con la Feline que probamos en marzo (ver) y la Allure 1.6 manual, protagonista de este test.

Producido en Argentina (en la planta bonaerense de El Palomar) para la región, el producto del segmento B incluye la moderna plataforma CMP (Common Modular Platform) compartida con el modelo europeo (lanzamiento).

En la versión Allure, el logrado diseño se combina con una configuración similar a la Feline. La diferencia principal está en las ópticas delanteras, con luces halógenas en lugar de las «full LED». Sin embargo, comparten las luces diurnas -que representan colmillos- con la misma tecnología, que es la identidad frontal del nuevo 208.

Ambas variantes también tienen llantas de aleación diamantadas con 16 pulgadas y neumáticos con medida 195/55. En la zona trasera, el aplique negro que une las ópticas está disimulado por el color de la carrocería de la unidad probada, mientras que el escape tiena una salida cromada. El Allure además carece de los espejos y el spoiler posterior (más grande) de color negro del Feline.

Entre las dimensiones, el nuevo hatchback posee 4.055 milímetros de largo, 1.738 de ancho, 1.453 de altura y 2.538 de distancia entre ejes.

Con el puesto de conducción i-Cockpit 3D -con tablero elevado y volante multifunción compacto- como protagonista principal, el interior cuenta con una buena calidad general para el segmento. Incluye plásticos rígidos acompañados por un sector con diseño de fibra de carbono para el panel de a bordo (donde es blando) y las puertas.

La posición de manejo es cómoda. Hay que ubicar el volante compacto -con cuero, buen tacto y regulaciones de altura y profundidad- para que no obstruya la visión del tablero, que está elevado y, al igual que el Feline, es totalmente digital y ofrece diferentes configuraciones.

El tablero digital con efecto 3D ofrece cuatro configuraciones, mientras que la pantalla táctil de 7 pulgadas es rápida, tiene buena resolución e incluye las funciones del sistema multimedia y la climatización automática, que además posee accesos rápidos en algunas de las vistosas teclas ubicadas abajo, donde también está el cargador inalámbrico de teléfonos.

Como la versión más equipada, la Allure posee techo panorámico de cristal (aporta claridad al interior) y el interesante tapizado que combina alcantara, cuero sintético y costuras a la vista.

Con un acceso algo complicado por el diseño de la carrocería, las plazas traseras ofrecen un asiento cómodo y un espacio justo para las piernas y la cabeza, mientras que el quinto lugar está limitado por el ancho y la forma del piso.

También cuenta con una correcta insonorización y un baúl que, con sus 311 litros, es uno de los más grandes del segmento. Se combina con un asiento trasero entero, lo que limita las posibilidades de carga.

Por su parte, la rueda de auxilio es temporal (con llanta de acero de 15 pulgadas y un neumático más fino) permite circular sólo hasta los 80 km/h. Una solución que no nos gusta.

Con un buen equipamiento de confort (similar al de la versión más cara de la gama), el 208 Allure incluye levantavidrios eléctricos con un toque en las cuatro puertas, limitador y regulador de velocidad, espejos eléctricos, acceso sin llave (detecta la presencia y el alejamiento de la llave; no es necesario tocar la manija), encendido de motor con botón y apoyabrazos para el conductor.

Más detalles, en la ficha de abajo.

La dotación se luce con la presencia de controles de estabilidad y de tracción, airbags frontales, laterales y de cortina (6), anclajes Isofix y Top Tether, cámara de estacionamiento trasera, asistencia de arranque en pendiente y alarma antirrobo. Faltan las luces antiniebla delanteras y trasera.

En comparación con el Feline, no posee las mencionadas luces LED ni las asistencias a la conducción, como el frenado automático de emergencia.

El motor del 208 Allure es el conocido naftero 1.6 (EC5) fabricado en Brasil. También presente en el Feline (y heredado del modelo anterior), es el más potente de la gama fabricada en Argentina. Tiene cuatro cilindros, 16 válvulas y distribución variable, además de generar 115 caballos a 6.000 rpm y 150 Nm de torque cuando trabaja a 4.000 rpm.

Luego de probar la caja automática, elegimos la opción manual, que tiene cinco velocidades.

El hatchback también cuenta con dirección con asistencia eléctrica, suspensión independiente delantera y semi independiente trasera y frenos con discos ventilados delanteros y tambores traseros.

El probado motor 1.6 brinda demuestra un buen funcionamiento en el que se destaca la progresividad de las aceleraciones. Conjuntamente con la caja manual, cuyas relaciones cortas permiten aprovechar la potencia y el torque, brinda respuestas suficientes para la propuesta del 208. Es ágil en el manejo urbano y en la ruta, con una aceleración de 0 a 100 km/h resuelta en 10,4 segundos.

La caja ofrece un selector con movimientos precisos y una tercera velocidad que permite doblar esquinas con buena reacción cuando se pisa el acelerador. Además, puede circular en avenidas en quinta velocidad.

Entre los consumos, el 208 necesita unos 5,9 l/100 km cuando circula a 100 km/h, 8 litros a 130 km/h y 10,3 litros en la ciudad. A 100 y 130 km/h, el motor trabaja a elevadas 3.200 y 3.800 rpm respectivamente, cifras que podrían bajar con una sexta marcha.

Como siempre, la dirección sobresale por ser muy directa y responder inmediatamente a las ordenes del conductor. Además, es muy liviana durante la conducción lenta y se endurece lo suficiente cuando el vehículo suma velocidad.

Por su parte, las suspensiones también se lucen con una calibración que brinda un equilibrio entre el manejo urbano y el comportamiento a alta velocidad. Por un lado, ofrece un logrado confort de marcha en la ciudad, donde además demuestra su robustez y un acertado despeje para enfrentar lomos y cunetas. Por otro lado, realiza una buena actuación en la ruta y las curvas, con reacciones que transmiten seguridad.

Por último, los frenos detuvieron al Allure (pesa 1.210 kilogramos) a 100 km/h en unos 40,3 metros, una cifra razonable.

El Peugeot 208 Allure manual cuesta 2.540.200 pesos (la gama comienza con el Like 1.2 a 1.807.800), un valor algo elevado dentro del segmento, en el que compite con los Chevrolet Onix LTZ (2.066.900), Citroën C3 Feel (2.132.600), Fiat Argo Precision Pack Premium (2.113.600) y Renault Sandero Intens (1.917.300). Correcta, la garantía abarca 3 años o 100.000 kilómetros.

BARRA NOTAS 3

Descargar, acá.

Aceleración 0 a 100 km/h: 10,4 segundos

Velocidad máxima oficial: 190 km/h

Frenada 100 km/h-0: 40,3 metros

Consumo urbano:  5,9 l/100 km

Consumo a 100 km/h: 8 l/100 km

Consumo a 130 km/h: 10,3 l/100 km

Atractivo, el 208 Allure se diferencia del Feline por las ópticas más simples, con luces halógenas.

Las luces diurnas con forma de colmillo aportan la identidad frontal del hatchback. 

Por el color de la carrocería, el aplique negro entre las ópticas pasa desapercibido.

Las garras del león están representadas por las luces traseras.

Llantas de aleación de 16 pulgadas con diseño agradable. La medida de los neumáticos es acertada.

El i-Cockpit 3D le brinda personalidad al interior. Buena calidad general, con un sector blando.

Incluye un volante compacto con cuero, comandos y excelente tacto.

El tablero digital con efecto 3D ofrece diferentes configuraciones.

El techo panorámico suma claridad al habitáculo. 

Butacas cómodas y con buena sujeción. Agradable tapizado con cuero, Alcantara y costuras a la vista.

Plazas traseras con espacio justo. 

Con 311 litros, el baúl es uno de los más grandes del segmento. El asiento trasero es entero.

Rueda de auxilio temporal. Una solución desacertada para las calles y rutas de Argentina.

Gran evolución para el nuevo Peugeot 208, ahora nacional.

BARRA NOTAS 3

About Auto en Accion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *