Es una de las versiones más interesantes de la gama del SUV colombiano. Se luce con su motor 1.3 turbo asociado con la caja automática CVT.

BARRA NOTAS 3

Texto y fotos de Gastón Vanini.

La nueva generación del Renault Duster llega importada de Colombia con una gama compuesta por diversas alternativas de equipamiento y mecánica (ver lanzamiento).

Luego de probar la versión Iconic 1.3T MT 4×4 (ver más), la más equipada de la gama, nos subimos a la Outsider 1.3T CVT, que combina una imagen exterior exclusiva con el nuevo motor turbo y la primera caja automática del SUV en Argentina.

El Duster Outsider se destaca por combinar la evolución del diseño del modelo, que incluye la mayor inclinación del parabrisas y el frontal con el ADN actual de la marca del rombo, con una personalización exclusiva lograda a través del Kit Outsider, que brinda estilo todo terreno y también disponible como accesorio para las otras versiones.

El paquete cuenta con una protección frontal muy prominente que incluye luces auxiliares (funcionan junto con las altas) y plásticos negros para los guardabarros, los zócalos y las puertas.

Además, tiene espejos y barras de techo de color negro y llantas de aleación de aluminio de 16 pulgadas compartidas con la versión Intens 1.6 CVT. Se combinan con los neumáticos Michelin con una medida acertada que contribuye al confort de marcha: 215/65.

El SUV también tiene luces LED diurnas delanteras y LED traseras, excelente despeje del suelo (216 milímetros) y ángulos de entrada y de salida de 30,5° y 32,5° respectivamente.

Entre las dimensiones posee 4,34 metros de largo, 1,83 de ancho, 1,69 de altura y 2,67 de distancia entre ejes, igual que en el modelo anterior, con el que comparte la plataforma.

El nuevo diseño para el panel de a bordo y el tablero de instrumentos (con dos agujas y pantalla central) se asocia con los apliques con color aluminio para las salidas de aire y el volante multifunción. Además, cuenta con plásticos rígidos acordes al segmento y el clásico -y práctico- comando satelital de la marca en la columna de dirección.

En la consola central está presente la pantalla táctil de 8 pulgadas con imágenes mejorables, pero rápida y con mucha información, incluidas las funciones Eco Coaching y Eco Monitoring para lograr una conducción más ecológica.

También se destaca la posición de manejo gracias a la butaca cómoda y con regulación de altura, junto con la doble regulación del volante, con cuero y buen tacto. Y tiene un tapizado con una agradable combinación de tela, cuero sintético y costuras celestes.

Por su parte, las plazas traseras brindan espacio adecuado para las piernas y de sobra para la cabeza, mientras que el quinto lugar ofrece un asiento amigable con el cuerpo, pero un piso condicionado por su forma.

La insonorización está limitada, mientras que el baúl es más grande que en el 4×4. Como el resto de la toda gama con tracción 4×2, ostenta un volumen de 475 litros, uno de los más amplios del segmento. Debajo de la carrocería (en la otra variante está debajo del piso del baúl) se encuentra la rueda de auxilio con llanta de acero y neumático con la misma medida, aunque con otra marca (BF Goodrich). Renault recomienda circular a velocidades de hasta 80 km/h.

Mejoró en comparación con el modelo anterior, pero no es el más completo del segmento. Incluye climatizador automático de una zona, levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas (delanteros con sistema de un toque), limitador de velocidad, control de velocidad crucero, encendido automático de luces, acceso manos libres, botón de encendido y apagado del motor y sistema multimedia con conectividad con teléfonos a través de Android Auto y Apple CarPlay.

Más equipamiento, en la ficha técnica (abajo).

Cuenta con frenos con ABS y asistencia de frenado de urgencia, controles de estabilidad y de tracción (en esta versión no se puede desconectar), anclajes Isofix, luces antiniebla delanteras (falta la trasera), asistencia de arranque en pendiente, cámara de estacionamiento con líneas dinámicas y sensor de estacionamiento trasero.

Toda la gama tiene sólo doble airbag frontal, mientras que la mayoría de sus competidores directos ofrece seis bolsas (frontales, laterales y de cortina). Tampoco posee asistencias a la conducción, cada vez más presentes en el segmento.

Latin NCAP, que realizó las pruebas de choque con su último protocolo y los Duster producidos en Brasil y Rumania, lo calificó con cero estrellas.

El SUV mantuvo la plataforma, que recibió refuerzos estructurales para incrementar 12,5% la rigidez torsional.

La Outsider fue la versión elegida para el SUV ofreciera por primera vez una caja automática en el mercado argentino. Se trata de la CVT X-Tronic, con sistema continuamente variable, ocho velocidades simuladas y modo manual.

Se combina con el motor naftero 1.3 TCe, otra nueva propuesta del Duster. Desarrollado conjuntamente entre la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y Daimler, cuenta con cuatro cilindros, inyección directa de combustible, turbocompresor con control electrónico de la presión y cadena de distribución, configuración con la que genera 155 caballos de potencia y 250 Nm de torque desde las 1.800 rpm. La única opción de tracción con esta combinación es la delantera.

La dirección posee asistencia eléctrica, los frenos tienen discos delanteros y tambores traseros y la suspensión delantera es independiente y la trasera semi independiente, a diferencia del esquema independiente de la versión 4×4.

Como en la versión 4×4, el nuevo y eficiente motor sobresale por su entrega de fuerza desde bajas revoluciones, lo que brinda una agradable sensación al conductor tanto en el manejo urbano como en lo veloz. La caja CVT, por su parte, ofrece suavidad durante la conducción tranquila (no es necesario acelerar demasiado para obtener una buena respuesta) y además realiza cambios como las otras cajas automáticas.

El conjunto ofrece prestaciones interensantes. Así lo indica la aceleración de 0 a 100 km/h, resuelta en sólo 9,2 segundos. Además, necesita lógicos 6,2 l/100 km cuando circula a 100 km/h (a unas 1.800 rpm), elevados 9,5 litros a 130 km/h y unos 11 l en ciudad.

Otra evolución del Duster es la dirección, precisa y con mayor suavidad para las maniobras a baja velocidad. Se combina con un volante que brinda una excelente comunicación con las manos.

Pese a la diferencia en la suspensión trasera, el SUV ofrece un logrado confort de marcha durante la circulación en las calles de la ciudad, junto con un buen comportamiento en lo veloz. A eso se suma el gran despeje y la robustez característica del modelo en superficies en mal estado.

Los frenos, por su parte, se destacan con su funcionamiento que permite la detención en unos 39,5 metros cuando el vehículo circula a 100 km/h.

Ubicada en una gama que arranca con la versión Zen 1.6 ($ 3.527.900), la Duster Outsider tiene un precio de lista de 3.726.100 pesos, el mismo de la Instens 1.6 CVT y de la Iconic 1.3T 4×4. Hay una explicación: tienen un tope para evitar que paguen la primera escala de los impuestos internos, que generan distorsiones en los precios de los vehículos nuevos. De esta forma, los precios son sólo orientativos y los valores reales están en los concesionarios. La garantía, por su parte, abarca 3 años o 100.000 kilómetros.

Algunos de los rivales del Duster son los Chevrolet Tracker, Ford EcoSport, Honda HR-V, Jeep Compass, Nissan Kicks, Peugeot 2008 y Volkswagen T-Cross. En el mismo segmento, Renault también ofrece el Captur.

BARRA NOTAS 3

Descargar, acá.

Aceleración 0 a 100 km/h: 9.2 segundos

Frenada 100 km/h-0: 39,5 metros

80 a 120 km/h: 6,5 segundos

Consumo urbano:  11 l/100 km

Consumo a 100 km/h: 6,2 l/100 km

Consumo a 130 km/h: 9,5 l/100 km

*Las cifras son orientativas.

Nuevo diseño exterior combinado con la personalización exclusiva con estilo todo terreno.

La protección central del kit Outsider es prominente e incluye luces auxiliares.

Luces principales halógenas junto con LED diurnas.

Nuevo estilo para las ópticas y sigla del motor 1.3 turbo.

El Outsider incluye plásticos negros en los guardabarros y las puertas. Excelente despeje para salir del asfalto.

Llanta de aleación con diseño agradable y 16 pulgadas. Además, neumático con medida acertada: 215/65.

El panel de a bordo tiene una presentación agradable que incluye piezas con color similar al aluminio.

Velocímetro y cuentavueltas muy legibles y pantalla algo pequeña y monocromática, pero con mucha información. 

Con una zona, el climatizador automático se destaca por la calidad de sus comandos. 

Butacas cómodas y con agradable tapizado mixto.

Espacio adecuado para las piernas y de sobra para la cabeza.

Amplio baúl con 475 litros, de lo mejor del segmento.

Rueda de auxilio en jaula exterior debajo de la carrocería. Llanta de acero con neumático con otra marca e igual medida. Raro.

Motor 1.3 turbo cubierto por el capot con aislante y doble amortiguador.

BARRA NOTAS 3








Por Gastón Vanini

Periodista especializado en industria automotriz.

Un comentario en «Prueba: Renault Duster Outsider 1.3 Turbo CVT»
  1. Muy buen producto; excelente nota y fotos como siempre.
    Felicitaciones!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *