Prueba: Renault Logan Intens CVT

La versión más exclusiva del sedán llega de Brasil con seguridad mejorada y una evolución mecánica con el motor 1.6 de 115 caballos y la caja CVT como protagonistas. Además, un despeje que no pasa desapercibo. BARRA NOTAS 3

Texto y fotos: Gastón Vanini.

Presente en Argentina desde fines de 2013, la segunda generación del Renault Logan fue actualizada hace un año para continuar su carrera local en el segmento B junto con el Sandero, su “hermano” con carrocería hatchback (lanzamiento de ambos modelos y el Stepway).  

En esta evolución, el modelo incluye interesantes cambios que lo revalorizan, manteniendo sus virtudes como el espacio interior y el enorme baúl 

La gama actual del sedán está compuesta por las versiones Life, Zen e Intens producidas en la Fabrica Santa Isabel de Córdoba (ver lanzamiento industrial). Por su parte, la Intens con la nueva caja automática CVT llega de Brasil. Es la opción que manejamos durante una semana.     

En este rubro se encuentran algunos de los cambios del modelo del rombo, que posee un sector frontal con nueva parrilla y ópticas, ahora con luces LED diurnas, además de un flamante paragolpes que en el Instens se combina con los marcos cromados para las luces antiniebla. De esta forma, luce más moderno y elegante, conservando el estilo original con el ADN de la marca francesa.  

 Los cambios se extienden a los laterales, donde la versión evaluada luce nuevas llantas de aleación de aluminio con dos colores, 16 pulgadas y estilo agradable, que se combinan con neumáticos 205/55. El sector trasero, por su parte, mantuvo las ópticas originales.  

La novedad del Intens CVT (como la misma versión del Sandero) es la configuración exterior exclusiva con estilo “aventurero”, que llama la atención por estar aplicada a un sedán. Está bien lograda a través detalles como los plásticos negros que recorren los paragolpes, los guardabarros y los zócalos.  

También tiene un despeje holgado entre la carrocería y el suelo, con 178 milímetros (en lugar de los 169 de las otras versiones) originados para adaptar la caja CVT a la plataforma del vehículo; le brinda una aptitud extra y lo hace inmune a nuestras descuidadas calles y rutas.    

Entre las dimensiones también cuenta con 4.359 milímetros de longitud, 1.761 de ancho, 1.571 de altura (más de 4 cm extra en comparación con la versión manual) y 2.634 de distancia entre ejes.   

El panel de a bordo conocido en 2013 ahora se combina con el nuevo techo oscuro y las puertas con revestimiento de cuero ecológico (para esta versión), también presente en los tapizados de las butacas junto con sectores de tela. Con plásticos rígidos y con diferentes texturas, incluyendo un sector negro brillante para la consola central, la calidad general es lógica para su posicionamiento.  

El nuevo volante multifunción con cuero ecológico tiene buen diseño y es cómodo, pero sólo regula en altura, como el asiento (alto); debería tener el ajuste de profundidad para complacer también a las personas más altas.

Como siempre, el Logan se destaca por su comodidad interior, donde posee un sector trasero con buen espacio para las piernas y la cabeza, junto con una plaza central también cómoda (excepto por la forma del piso). Por su parte, la insonorización del habitáculo no se destaca.    

Otro punto a favor es el baúl, que continúa ostentando 510 litros de capacidad y es uno de los más grandes del segmento. Además, se puede ampliar con el asiento trasero configurado con tercios. Perfecto para una familia.  

La versión Instens posee todo lo necesario para la utilización diaria. Podría tener más tecnología, pero cumple. Incluye cierre centralizado de puertas con comando a distancia y llave navaja, computadora de a bordo, espejos y levantavidrios eléctricos con un toque y cierre global (4), climatizador automático -con buen funcionamiento- y nuevo Media Evolution con Bluetooth, Eco-scoring y Eco-coaching (ambos para lograr una conducción más eficiente), además de conexiones con teléfonos inteligentes a través de Android Auto y Apple CarPlay, MP3, entradas auxiliar y USB y la rápida pantalla táctil de 7 pulgadas acompañada por prácticos comandos físicos y ubicada en una posición algo baja.   

Todo el equipamiento, en la ficha de abajo.

Con el restyling, la marca del rombo mejoró la seguridad a través de refuerzos destinados a la estructura de la carrocería, que se combinan con los nuevos airbags laterales para cabeza y tórax en todas las versiones (se sumaron a los frontales). Asimismo, tiene anclajes Isofix para sillas infantiles en las plazas traseras.  

El Intens CVT también posee exclusivamente los controles de estabilidad y de tracción y el asistente de arranque en pendiente, sistemas que a esta altura deberían estar en todas las variantes.  

Con sus novedades, el Logan pasó por Latin NCAP y obtuvo tres estrellas para el cuidado de adultos y cuatro estrellas para la protección de niños (la calificación máxima es cinco estrellas). Es una evolución en comparación con la prueba anterior, en la que había logrado apenas una estrella para adultos y tres estrellas para niños.    

Todo el equipamiento de seguridad, en la ficha de abajo.  

Levantamos el capot (¡con amortiguador!) y nos encontramos con el motor naftero 1.6 SCe (H4M) proveniente de Nissan (es utilizado en Kicks, Captur, Kangoo y Duster Oroch). Posee cuatro cilindros, doble árbol de levas, 16 válvulas y cadena de distribución, un plus pensando en el mantenimiento. Con 115 caballos de potencia a 5.500 rpm y 154 Nm de toeque a 4.000 rpm, reemplazó a los conocidos 1.6 del rombo, con 85 CV (K7M) o 16 válvulas y 105 CV (K4M).         

La caja automática CVT X-Tronic es otra gran novedad del modelo, Posee sistema continuamente variable y función manual con seis marchas desde el selector, mientras que la tracción es delantera.  

El conjunto mecánico brinda un funcionamiento suave, gradual y placentero para la conducción diaria, con un motor que se lo siente más enérgico en la zona alta del cuentavueltas. Con aceleraciones progresivas (típico de la tecnología CVT), la caja llega al límite de revoluciones cuando aceleramos a fondo y luego las reduce, como si hiciera cambios de marchas.  

El logan acelera de 0 a 100 km/h en 11,7 segundos y pasa de 80 a 120 km/h en 10,9 s (con la caja en Drive), mientras que el consumo de combustible a 100 km/h, cuando gira a sólo 1.800 rpm), es de apenas 5,7 litros para cubrir 100 kilómetros, gasto que se eleva hasta los 8 l a 130 km/h. En la ciudad requiere unos 11,2 l, cifra que podría ser mejor.    

Con esquemas convencionales, las suspensiones muestran una marcada firmeza –quizá también debido a los neumáticos- en los terrenos desparejos, lo que quita confort de marcha. Sin embargo, el conjunto transmite robustez para encarar nuestros caminos. A la hora de salir a la ruta y encarar curvas, el Logan no tiene problemas en línea recta y no esconde las inclinaciones de la carrocería (el despeje no ayuda). Se valora la presencia del control de estabilidad (por primera vez en el modelo), que no se puede desconectar.  

Por su parte, la dirección dejó atrás la asistencia hidráulica para incorporar un sistema electrohidráulico, aunque no es de las más livianas para el tránsito urbano. Sin embargo, es agradable en lo veloz.     

Con discos delanteros y tambores traseros, los frenos lo detuvieron de 100 km/h a cero en 39 metros, una distancia corta que brinda seguridad.    

Con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros, el Renault Logan Intens CVT evaluado cuesta 1.409.600 pesos, mientras que la gama arranca con el Life (1.161.100). En el medio se ubican los Zen (1.243.000) e Intens (1.299.600). Algunos de sus rivales podrían ser los Chevrolet Onix Plus Premier II (1.789.900 pesos), Fiat Cronos Precision AT6 (1.532.400), Ford Ka+ SEL AT (1.460.000), Nissan Versa, Toyota Yaris XLS Pack CVT (1.655.600) y Volkswagen Virtus Highline Tiptronic (1.959.100).

BARRA NOTAS 3

Descargar.

Aceleración 0 a 100 km/h: 11,7 segundos

Recuperación 80-120 km/h: 10,9 segundos 

Frenada 100 km/h-0: 39 metros

Consumo urbano:  11,2 l/100 km

Consumo a 100 km/h: 5,7 l/100 km

Consumo a 130 km/h: 8 l/100 km

Los cambios del sector frontal mantuvieron el ADN del modelo y de la marca.

«Aventurero». Los plásticos negros y el gran despeje le brindan un estilo que no pasa desapercibido.

Las nuevas ópticas tienen luces diurnas LED.

El Logan mantuvo las ópticas traseras originales.

Atractivas llantas bitono de 16 pulgadas.

El despeje de la carrocería es evidente.

Puertas con cuero ecológico, manija cromada y aplique negro brillante. Bien.

Puesto de conducción con plásticos rígidos y diferentes texturas.  

Primer plano para el nuevo volante, con buena comunicación con las manos.

Con instrumentos y pantalla algo pequeños, sumó el indicador de temperatura de agua del motor.

La pantalla incluye las funciones de la computadora de a bordo y la posición de la caja de cambios. 

El comando satelital del rombo. Que nunca falte.

La clásica pantalla táctil de 7 pulgadas de Renault junto con prácticos comandos físicos. 

Driving Eco, para mejorar la eficiencia durante el manejo. Interesante.

Climatizador automático junto con los comandos para el control y regulador de velocidad y el sensor de estacionamiento trasero.

El selector incluye la función manual.

Cuero ecológico y regulación de altura para el conductor.

Plazas traseras cómodas, con buen espacio para piernas y cabeza.

510 litros. Uno de los puntos fuertes del Logan.

Rueda de auxilio con llanta de acero y diferente marca y medida. Se puede utilizar hasta los 80 km/h. No es lo ideal.

La evolución mecánica está a cargo del motor de 115 CV y la caja automática CVT. Celebramos el cambio.

BARRA NOTAS 3

About Auto en Accion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *